Follow by Email

lunes, 3 de noviembre de 2014

b12

Quizás tu nombre empatizó bien con mis oídos cuando te escuché pronunciarlo y por eso ahora al pronunciarlo me hiere en el pecho.
Por eso ahora me dicen que al suspirar se me colorean las mejillas de ese color rojizo del que hablan, que pega bien con el color que tienen tus labios después de uno de mis fríos besos.
Quizás por eso me cueste más reconocer que me haces feliz (porque antes no lo era).
Por eso me desnudo en versos, por eso te dejo que conozcas lo que siento, por eso al acariciarme me estremezco entre tus brazos, por eso te dejo que me robes los besos, que me robes el tiempo, que me consumas la mirada, por eso solucionamos los poemas con versos largos.
Y por eso me levanto en la madrugada cada noche.

Porque me faltas.

Y me haces falta.

Y me pitas falta en 

nuestros reencuentros
y entonces,
hasta el amarillo me parece bonito.

Pero ya no te cuento cuando

me expulsas del campo.

Y mis ojos empiezan a 

arder.
Y tus labios empiezan a 
quemar.

Y yo soy el único

ser congelado en la nada
que puede, y es capaz
de salvarte de todo.

Y la vida

se ve desde otra
perspectiva
solo cuando tú
me miras.

Cuando dices que

no hay otra
persona que
te apetezca ver.

En ese instante,

entonces, es cuando
mi alma
sonríe.

Y se quejan

los ángeles
-les he oído-
de que no existe
un Cielo más bonito
que cuando tú
y yo
estamos en el
mismo
sintagma nominal.

Es entonces cuando

el azul,
se convierte en
cristalino,
como tus ojos.

Te juro que

en mi lista de
Maravillas del Mundo
tú estás
en la cima, porque
me enseñaron que
las mejores cosas
no hay que olvidarlas
nunca.
Y yo tan siquiera
me he 
planteado olvidarte.

Y dicen que

cuando te digo
te quiero,
el mundo entero
pega un vuelco.
Porque no hay palabras más
sinceras
que las que 
salen de mi boca
cuando pienso en ti.

A veces pienso

en que
cometería cualquier
crimen habido y por haber
por sacar de recompensa
una de tus
sonrisas.
Pero me han dicho
que es ilegal,
y que
tendría que dejar
de verte.

Pero dime entonces,

¿es legal
echarte de menos cada 
segundo de cada 
dichoso día?

Así que lo único

legal que se me ocurre
es una cosa,
escaparnos.

¿Qué me dices?



No hay comentarios:

Publicar un comentario