Follow by Email

sábado, 28 de julio de 2012

*

Ya no puedo ni sonreír, ni siquiera eso. No soy capaz ni de dedicarle una sonrisa a una cámara de fotos. No puedo, me es imposible.
Ya no tengo fuerzas ni para gritar, ni siquiera para comer...
Los pinchazos, me están matando, pero es más grande el dolor de no poder hablar con él. Es más grande el dolor de echarle de menos...
Quizá sea la última vez que escriba algo, porque después de lo que ha pasado, no me quedan ganas.
Yo... te quería.

viernes, 27 de julio de 2012

GRAN BÚSQUEDA DEL TESORO. SOLO TENÉIS QUE PINCHAR EN EL ENLACE.

http://www.lawebdebluejeans.com/2012/07/asi-sera-la-gran-busqueda-del-tesoro.html
Se trata (para los seguidores de Canciones para Paula (la trilogía) o para los que quieran concursar) de un juego que se va a realizar alrededor de toda España, se esconderá un capítulo inédito de Canciones para Paula que nunca se ha publicado, tenéis que tratar de encontrarlo el 14 de Septiembre, Blue Jeans, (Francisco de Paula) dará pistas ese mismo día a través de twitter, para que logréis encontrarlo más fácilmente. Seguidle en twitter para más información y visitad su blog. (@FranciscodPaula)
Muchas gracias. :)

jueves, 26 de julio de 2012

Kilómetros.

Maldita distancia, la que nos separa.
A veces, me gustaría ser el sol que sale cada mañana, el que aguarda tu mirada, y así al menos estaría en todos los sitios del mundo, incluida tu ciudad, podría verte, estar contigo sin que te des cuenta...
¿Sabes? Si al menos pudiera escapar, coger el tren y vía libre, iría, pero son 700 kilómetros los que nos separan, y es todo muy difícil.
Desde que te conocí, solo pienso en el tiempo desperdiciado que no he pasado a tu lado.
Que no tenéis ni idea de la suerte que tenéis de verle cada día, de poder abrazarle y decirle lo que sentís a la cara.
Que siempre soy yo la que sonríe, alza la cabeza y aún con lágrimas en los ojos, susurro: "estoy bien".
Que por mucho que le eche de menos, le diga que le quiero, o le susurre en llamadas de teléfono lo guapo que se le ve a través de la cam, no me vale.
Yo quiero ir allí, estar con él, mirarle a los ojos y perdernos en un maldito beso.
¿Y si cogemos unas tijeras y cortamos los kilómetros? O llamo a Rajoy, y entre tanto recorte que está haciendo, que me haga un favor, y recorte los kilómetros, o el tiempo de ida a su ciudad, en vez de 7 malditas horas, que sean 7 minutos. ¿Qué les cuesta?
Vamos, ¿es tan difícil mantener a una pareja intacta en la distancia? Yo hay veces que no puedo más, que les pego a las paredes, y no tienen la culpa de nada, mancho mi cojín favorito con mis lágrimas, y él no tiene la culpa. Desearía haber nacido solo un poco más cerca... Sólo pedía eso, sólo eso.
De verdad, no os hacéis una pequeña idea de lo que es que te digan: "¿qué vas a hacer esta tarde? ¿me cojo un tren y nos vemos? te necesito". No tenéis ni la menor idea. Y responder: "somos niños, jóvenes, nos faltan aún dos años para ser mayores de edad y podernos ver". Y que él te conteste junto con una carita sonriente: "voy a esperarte, lo que haga falta".
Pero tengo una gran impotencia, porque yo no puedo permitir que eso ocurra, no quiero que él espere por mí, porque no va a poder decir que sí a otras oportunidades, y claro que me gustaría ser la madre de sus hijos, pero... ¿Y si espera tanto que luego no tiene oportunidades con otras? O, ¿y si yo espero tanto que al final me dice que no, o no puede ser lo nuestro? No viviríamos felices, estaríamos mal, y eso es precisamente lo que no quiero. Solo estoy plasmando letras que mi corazón detecta, pero, ¿y si es cierto?
Putos kilómetros...


miércoles, 11 de julio de 2012

Hazme de todo, menos falta.

Calles oscuras, noches frías de verano, y no te tengo a mi lado.
Me faltas tú, tu sonrisa de ángel y tu mirada fija en mis ojos. Tus labios, ásperos y finos, mojados con los míos, cómplices de nuestro amor. Me falta tu olor a perfume, cuando te abrazo.
Tengo nostalgia, de ti, de nuestras manos entrelazadas cuando paseamos por la calle, de nuestros juegos de niños, que acabamos con un beso, de nuestras tardes de vicio, fumándonos la felicidad. De estar contigo a todas horas, solos, rozándonos los labios, de tener ganas de ti, de drogarme con tu mirada, fundida en la mía.
No lo entiendes, me estremezco cuando estoy a tu lado, tiemblo, y siento que te quiero, que eres lo que me hace falta. 
Y ese saludo, de por la mañana, que no se me olvida.Y es que siempre te despiertas junto a mí, me miras, sonríes y me dices: "cada día eres más guapa".
Me haces feliz, "esto es eterno", dijiste. Pero ya no estás, y me haces falta.



viernes, 6 de julio de 2012

Hoy, he salido de casa, y mientras iba a hacer unos recados, me he perdido, sí, soy de lo más tonta.
He seguido a una mariposa, y me he dejado llevar, pero eso no ha sido todo, me ha llevado hasta el campo, y yo como una idiota persiguiendo una mariposa, como cuando era pequeña. Adivinad. Me he encontrado con un viejo señor, y le he preguntado que dónde estaba, que me había perdido, y mis padres seguro que estaban preocupadísimos.
Pero el señor solo se ha limitado a sonreír, y a decirme que pasara al jardín de su casa.
Decidí pasar, ¿por qué? Aún no lo sé, pero cuando entre... ¡Aquello era precioso! Madre mía, jamás había visto unos rosales tan cuidados, y unos claveles tan bonitos. Había uno de los rosales que me llamaba mucho la atención... Las rosas, ¡eran azules!


No puede ser cierto, nunca había visto unas rosas azules, ¿existen de verdad? Dios, seguro que ese señor las ha teñido, no puede ser cierto.
Para mi asombro, esas flores existían de verdad, el señor me contó una historia muy bonita sobre aquellas rosas.

Cuenta la leyenda, que un embajador chino, tenía una hija, pero ésta, no quería casarse.
Su padre estaba desesperado, y la hija entonces, le puso una condición: se casaría con el hombre que la trajera una rosa azul. 
Todos los pretendientes, se retiraron, excepto uno, que le llevó a la princesa un zafiro tallado en forma de rosa. Pero ella le dijo: yo no quiero una joya en forma de rosa pintada de azul, quiero una rosa azul de verdad.
Muchos otros pretendientes, llegaron a la princesa, con excitantes regalos, rosas azules pintadas, tintadas, etc.
Pero la muchacha no aceptó nada de eso, de pronto, apareció un músico por la puerta, ofreciéndole una rosa, blanca, ésta, lo miró y le dijo, lo mismo que a los otros, pero el músico, no se rindió, le dijo a la muchacha, que si a las doce de esta misma noche, la rosa, no era azul, se iba, pero mientras tanto, el chico, le pidió una cita. La princesa, aceptó.
Pasaron una noche espectante, incluso hubo besos, la princesa, se había enamorado del músico...
Las doce, ninguno de los dos se acuerda de la rosa, pero su padre sí, y llegó con una rosa blanca en la mano, y le dijo a su hija: esta rosa, no se ha convertido aún en azul.
La princesa, contestó a su padre: no es una rosa azul, pero es la rosa que esperaba.


Después de esa humilde historia, el señor, me regaló una rosa azul, y me especificó el camino de vuelta a la ciudad. He comprendido, que lo bueno, se hace esperar, y que, tal vez, una persona, no sea por fuera tan perfecta como una rosa azul, pero por dentro, lleva todo el azul que quieres. No hay que mirar el exterior de la persona, lo que importa, es lo de dentro.

¡Riiiiiiiiiing! Mi despertador ha sonado, ¿pero qué...? ¿Ha sido todo un sueño? ¿De verdad? Parecía real.
Dios, no me lo creo. Ha sido solo un sueño, pero... Encima de mi mesilla de noche, hay un vaso con un poco de agua y dentro, ¡una rosa azul! No puede ser verdad. Dios.
Mi madre entra en la habitación, me ha preguntado que si me gustaba esa rosa de ahí, la he dicho que sí, que es preciosa, me ha explicado que un señor, con una gran barba blanca, ha venido sonriente, y se la ha entregado, incluso ha dicho: para su hija. ¿Cómo sabe que vivo aquí ese señor? Dios, es él, seguro.
Meses después, me di cuenta de que todo fue un sueño, pero... Las casualidades existen.