Follow by Email

jueves, 26 de julio de 2012

Kilómetros.

Maldita distancia, la que nos separa.
A veces, me gustaría ser el sol que sale cada mañana, el que aguarda tu mirada, y así al menos estaría en todos los sitios del mundo, incluida tu ciudad, podría verte, estar contigo sin que te des cuenta...
¿Sabes? Si al menos pudiera escapar, coger el tren y vía libre, iría, pero son 700 kilómetros los que nos separan, y es todo muy difícil.
Desde que te conocí, solo pienso en el tiempo desperdiciado que no he pasado a tu lado.
Que no tenéis ni idea de la suerte que tenéis de verle cada día, de poder abrazarle y decirle lo que sentís a la cara.
Que siempre soy yo la que sonríe, alza la cabeza y aún con lágrimas en los ojos, susurro: "estoy bien".
Que por mucho que le eche de menos, le diga que le quiero, o le susurre en llamadas de teléfono lo guapo que se le ve a través de la cam, no me vale.
Yo quiero ir allí, estar con él, mirarle a los ojos y perdernos en un maldito beso.
¿Y si cogemos unas tijeras y cortamos los kilómetros? O llamo a Rajoy, y entre tanto recorte que está haciendo, que me haga un favor, y recorte los kilómetros, o el tiempo de ida a su ciudad, en vez de 7 malditas horas, que sean 7 minutos. ¿Qué les cuesta?
Vamos, ¿es tan difícil mantener a una pareja intacta en la distancia? Yo hay veces que no puedo más, que les pego a las paredes, y no tienen la culpa de nada, mancho mi cojín favorito con mis lágrimas, y él no tiene la culpa. Desearía haber nacido solo un poco más cerca... Sólo pedía eso, sólo eso.
De verdad, no os hacéis una pequeña idea de lo que es que te digan: "¿qué vas a hacer esta tarde? ¿me cojo un tren y nos vemos? te necesito". No tenéis ni la menor idea. Y responder: "somos niños, jóvenes, nos faltan aún dos años para ser mayores de edad y podernos ver". Y que él te conteste junto con una carita sonriente: "voy a esperarte, lo que haga falta".
Pero tengo una gran impotencia, porque yo no puedo permitir que eso ocurra, no quiero que él espere por mí, porque no va a poder decir que sí a otras oportunidades, y claro que me gustaría ser la madre de sus hijos, pero... ¿Y si espera tanto que luego no tiene oportunidades con otras? O, ¿y si yo espero tanto que al final me dice que no, o no puede ser lo nuestro? No viviríamos felices, estaríamos mal, y eso es precisamente lo que no quiero. Solo estoy plasmando letras que mi corazón detecta, pero, ¿y si es cierto?
Putos kilómetros...


2 comentarios:

  1. Buaaaah cielo no sabes lo identificada que me siento enserio *_* es casi lo mismo lo que me pasa ami -.- mira te dejo mi blog http://mymundosiquevale.blogspot.com.es/ te dejo mi tuenti: http://www.tuenti.com/#m=Home&func=index y aver si habalmos mas porque nos pasa lo mismo te lo aseguro y yo se lo que es pasar por eso... un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La distancia es una real mierda, cielo.
      Tu blog, me encanta, ahora mismo te sigo. Y no me deja ver tu tuenti:(
      ¿Tienes twitter? O agrégame a mi tuenti falso: Lost Smile. Y ahí te digo mi verdadero tuenti, claro, cuando quieras hablamos, un besito guapa.

      Eliminar