Follow by Email

lunes, 10 de septiembre de 2012

Ya no sé qué hacer.

Salgo a la calle, y lo primero que pienso, es tu nombre.
Mis ganas de verte, las noches pasadas inventándome tu voz, pensando en tu mirada, y ya no puedo aguantarme.
Poco a poco los días se nublan, y con ello, pasan a ser menos las veces que te veo por ahí, por lo tanto, son menos sonrisas y menos miradas dedicadas a mí. Quizás ya te hayas echado novia.
Sí, pasan los días, mis ganas de verte aumentan, tengo sólo quince años, para dieciséis, pero... Existe una posibilidad, por pequeña que sea, en la que puede que me haya obsesionado por ti.
Pero dejarte escapar no estaba en mis planes, y es lo que ahora mismo estoy haciendo, estoy dejando que pase el tiempo, sin hablar contigo, tantas veces que he ido a verte al trabajo, para ahora tirar la toalla. Tampoco entraba en mis planes pillarme de ti... Ni recordar tu sonrisa todos los días de mi vida.
Ahora las noches se me hacen largas sin poder verte, ya no es lo mismo, sueño con tu sonrisa perfecta, tus ojos grandes y marrones, y tus tatuajes. Ahora ya no es lo mismo, no son sonrisas y miradas, son caras tristes y sonrisas falsas.
Tú sí tienes algo por lo que vivir, yo no tengo nada, me encuentro en lo más bajo de la Tierra, y seguramente no encuentre un camino que vaya recto hacia la felicidad. Aunque tal vez me esté obsesionando y mi felicidad no seas tú, no lo sé, ni siquiera sé lo que voy a hacer si te vuelvo a ver.



2 comentarios:

  1. los sentimientos relacionados con el amor son la mejor fuente de inspiración.
    Canaliza tu dolor y sigue así :D :D

    Ya que sufrimos aprovechemoslo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la verdad. :) Tendré que aguantarme, es lo que toca...
      Muchas gracias por pasarte y comentar. :D

      Eliminar