Follow by Email

domingo, 10 de febrero de 2013

*

Hoy estoy feliz.
Me he levantado y los finos rayos de Sol que entraban por mi ventana me han sonreído, las nubes han empezado a bailar y el día se ha puesto gris y las nubes han empezado a llorar mientras yo también lo hacía, pero esta vez, yo lloraba de felicidad.
¿Por qué? Tal vez tenga que ver con que tengo las mejores personas a mi alrededor, los mejores amigos, y también... También le tengo a él. Sí, esa persona que me saca sonrisas, esa que me da besos en los labios y me agarra fuerte sólo para que no me vaya.
¡Es que me sonríen hasta los peces de mi pecera! Y casi no me lo creo.
"¿Yo siendo feliz? ¿Yo? ¿De verdad?" Esas preguntas llevan pasando por mi cabeza varios días, pero, he de creérmelo, porque es cierto, es cierto que estos días mi sonrisa no es falsa, que me levanto todos los días feliz, ya sea domingo, lunes, martes, miércoles, jueves, viernes o sábado.
La verdad es que tengo que volver a mencionar que cuando él ha llegado, ha roto todos mis esquemas, y... No sé. Poder compartir sonrisas juntos es algo que me pone tan contenta...
La verdad es que es perfecto, que si me paro a pensar, no tiene ningún defecto, aunque él me lo niegue...
Cuando menos pensaba que mi vida iba a cambiar, que iba a salir de la cama sonriendo de verdad, pasó, no sé cómo, ni por qué, tal vez el destino quiso que fuese así, y por eso le conocí.
Esta vez los papeles en mi vida han cambiado. Esta vez me toca a mí ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario