Follow by Email

domingo, 28 de abril de 2013

Atentamente, una melómana.

No sé muy bien cómo empezar esto. En realidad no sé si voy a conseguir expresar realmente lo que quiero, porque es complicado, es algo que sólo entenderíais si estuvierais dentro de mi mente.
Supongo que debo empezar dando las gracias, aunque no podáis entenderlo.
Gracias por estar ahí cuando estoy triste, porque al fin y al cabo eres lo que consigue que permanezca viva. Eres eso que necesito cada día, a cada hora, en lo que pienso cada segundo del día. Nunca me dejas tirada. Y eso es algo que valoraré siempre.
¿Y sabes qué?
De lo único que tengo miedo en esta vida es de quedarme sin ti, pero sé que eso jamás pasará, y lo sé porque hasta que muera me acompañarás el resto de mi vida.
Gracias por los buenos momentos, porque la mayoría de las sonrisas las acompañas tú, siempre dando la nota.
Jamás podría describir este sentimiento, porque cada vez que te escucho es como si hubiese encontrado la octava maravilla del mundo, y es que yo vivo en tu planeta.
Incluso me ayudas cada vez que necesito escribir algo, ¡es genial!
Tengo mucha suerte de poder escucharte, y poder sentirte. Porque la sensación, es lo mejor de todo. ¿Sabes cuando te acarician el pelo muy suave y lentamente? Pues esta sensación es mucho mejor.
A veces me haces llorar, pero es normal, porque transmites tanto que las lágrimas salen solas.
Me emociono cada vez que coloco los cascos y te escucho en una grabación. Aunque está claro que es mucho mejor escucharte en directo, porque me tiemblan las piernas si te escucho al natural.
Cuando mi día empieza a las seis de la mañana y no tengo ganas de ir a clase, o de simplemente levantarme de la cama, tú eres una de las razones que hace que salga de mi cama pegando un brinco y con una sonrisa enorme, da igual que sea lunes, martes, miércoles, jueves o viernes.
¿Te he hablado alguna vez de cuando estoy enamorada? La mayoría de las veces todo es muy sentimental y muy feliz... Pero cuando me pongo a pensar, haces que mi mente se vuelva triste. No sé. La razón de mi bipolaridad muchas veces eres tú.
Pero no pienses mal, eso no quiere decir que no sigas siendo la razón de mi felicidad, que lo eres, y lo serás siempre, y nada ni nadie podrá superarte... Porque...
Querida música, tú has sido, eres y serás mi hobbie favorito.
Y en un papel, no puedo expresar la mitad de lo que siento cada vez que escucho la intro de una canción perfecta o cada redoble de tambor que escucho, porque eso consiste en sentirlo, en sentir ese hormigueo en el estómago. Esa vibración en el cuerpo cuando la música está al máximo volumen y te retumba el doble el corazón.


4 comentarios:

  1. ¡Hola! Me gusta mucho tu blog. Te voy a empezar a seguir ahora mismo, espero que escribas más pronto. Yo también tengo un blog y acabo de empezar. Me gustaría mucho que lo leas y que comentes si te gusta o no. Y si te gusta, por favor sígueme. Un beso enorme, te dejo aquí mi blog:
    http://historialosimposiblestambienexisten.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wow! Muchísimas gracias, seguramente después de comer deje otra entrada que he estado escribiendo, y sino el lunes, porque últimamente no tengo casi tiempo.
      Ahora mismo me paso, no te preocupes, normalmente todos los blogs que me dejan por aquí suelen ser buenos, le echo un vistazo y...¡te comento! :D
      Un beso. :)

      Eliminar
  2. Hola me gusta mucho tu blogs. Yo también tengo uno, te dejo aquí mi dirección para ver si te gusta, espero que sí. Ojalá se convierta en un gran blogs y un gran escritor como tú.
    http://elmundodesursi.blogspot.com.es/
    Soy bernabe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, mil gracias por todo lo que dices.
      Ahora mismo me paso por tu blog, sin problema. :)
      Ay, jo, no te refieras a mí como una escritora, me gusta mucho escribir, pero no me considero eso, y seguramente llegues muy lejos, con paciencia y dedicación a lo que te gusta siempre se consigue lo que se quiere.
      Un beso enorme.

      Eliminar