Follow by Email

martes, 3 de septiembre de 2013

PUNTO Y SEGUIDO.

Que me mates. O que te mate a ti mi presencia. Matarme contigo si te mueres, ya sabes, una vez nos lo prometimos todo.
No me queda nada, mis piernas tiemblan cada vez más, el Imperio ha caído pero el Rey sigue vivo, y tú (por gracia o desgracia) eres el Rey de mi Imperio, de ese Imperio que no hace más que palpitar dentro de mí y que me atormenta y va cada vez más rápido si siento que miras en mi dirección.
¿Qué puedo perder ya más de lo que he perdido? Eso me pregunto día tras día. Intento hacer algo para que mi corazón vuelva a funcionar, pero no sé, va en sentido contrario al mundo, cuando quiero olvidar, recuerda y cuando quiero odiar, ama. Y yo no tengo la culpa…
Ni siquiera hubo ‘beso del adiós’, qué va. Ni siquiera una carta o una despedida en condiciones. Ni siquiera una última lágrima porque todas van de seguido y nunca hay fin en ellas. Tampoco hubo un final en un abrazo, ni un gesto con la mano de ‘adiós’, ni un ‘hasta pronto’,  ni un ‘hasta nunca’, aunque sé que puedo leerlo entre líneas, y eso me duele más que cualquier tipo de herida… Me duele más que todo, o más que nada.
Y ojalá no me dejases ir, ni me dijeses adiós, pero estás dejando que eso pase, y si nadie me recuerda… Ya sabes lo que dicen: ‘si nadie te recuerda habrás muerto’. Y la muerte no me gusta… Tomas tu vida y sin saberlo estás tomando la mía, y a nadie le importa.
Ves la vida pasar; los niños sonriendo con su helado en la mano mientras con la otra agarran a su padre o a su madre; a gente en silla de ruedas por la razón que sea; sonrisas de todo el mundo; música de fondo; gente leyendo revistas, periódicos o libros; gente peleándose mientras se gritan con rabia a tres centímetros; peleas que acaban en un beso; gente llorando sola; gente dirigiéndose a reparar sus vidas, o elegir sus futuros; y tú… tú que te sientes perdida en todos los aspectos de la vida y sin quererlo estás dejando la vida pasar y llevarse a tu gente con ella mientras a ti te deja atrás… Mientras te deja aparte. Mientras pone punto y aparte en tu vida cuando tú sólo quieres estabilidad y ponerle punto y seguido a la vida; al amor, a la amistad, a la familia…

Sin embargo el final sale solo, te recomiendan pasar página pero sin quererlo has cambiado de libro y no te has dado cuenta, y tú no quieres eso, tú quieres que todo siga como antes, que todas las palabras y promesas que se hicieron se cumplan y que las malditas ganas que tienes de pasar la vida a su lado dejen de atormentarte y dejes de escribir cosas sin sentido porque lo que te daba sentido a la vida ha desaparecido y no sabes qué hacer con nada de lo que está sucediendo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario